Coronavirus y Ansiedad


Coronavirus, estrés y ansiedad

Estar pendiente de los síntomas del coronavirus es muy importante. Pero cuidado: podemos estar teniendo otras señales que no sabemos interpretar y que muestran un deterioro a nivel psicológico.

Este escenario que vivimos ya durante dos meses empieza a pasar factura psicológicamente.

De alguna manera cada uno ha elegido la forma de afrontar estos meses de confinamiento.

La incertidumbre ante lo que pueda pasar o pensar en un posible contagio por Coronavirus, tampoco ayuda. Puede hacer que algunas personas empiecen a percibir síntomas de malestar emocional o problemas de ansiedad.

Para este escenario de confinamiento, aislamiento y/o soledad, no todos estamos preparados psicológicamente para afrontarlo de forma sana y correcta.

Esta situación se ha alargado mucho, y quedan momento complicados, por lo que repasa tu salud mental para evitar que tu ansiedad derive en problemas mayores.

Y conforme se alargue en el tiempo, estas sensaciones irán en aumento. Cada vez más intensas y continuas, pueden agotarnos psicológicamente. Cuidado.

 

Temor y ansiedad

Todos estamos nerviosos a causa del coronavirus. Nuestra vida diaria se ha visto alterada, no sabemos qué pasará mañana, y para muchos de nosotros, las noticias constantes y las redes sociales no están ayudando.

Si usted o sus hijos se sienten preocupados, aprender a sobrellevar esa ansiedad de manera saludable puede ayudar a toda la familia a ser más resistente. Tanto ahora como cuando la pandemia haya terminado.

El tratamiento para la ansiedad no es hacer que el miedo desaparezca, es controlar el miedo y tolerar la incertidumbre. 

La forma en que responde al brote puede depender de sus antecedentes, de los aspectos que lo diferencian de otras personas y de la comunidad en la que vive.

El temor y la ansiedad con respecto a una enfermedad pueden ser agobiantes y generar emociones fuertes tanto en adultos como en niños.

Tener ansiedad es un estado normal dadas las circunstancias, pero que debemos evaluar para comprobar si estamos rebasando los límites.

Las personas que pueden tener una reacción más fuerte al estrés de una crisis incluyen

  • Adultos mayores y personas con enfermedades crónicas que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del coronavirus.
  • Niños y adolescentes.
  • Personas que están colaborando con la respuesta al coronavirus, como médicos, otros proveedores de atención médica y personal de respuesta a emergencias.
  • Personas con enfermedades mentales, incluidas las personas con trastornos por abuso de sustancias.

 

¿Estás llegando el limite?

Nuestro organismo manda da señales de que algo no está bien. Es importante detectarlas a tiempo para que no vayan a más. No queremos que llegues a tu límite. Te ponemos algunas.

Sueño pobre. La ansiedad crea un sueño pobre y la falta de sueño de calidad puede conducir a ansiedad.

Centrarse en las malas noticias. Si pasamos los días esperando malas noticias, es otra señal de que las cosas están entrando en un rango más clínico.

Pérdida de interés y placer. Cuando no podemos encontrar placer en nada y desconectamos de los demás o de hacer cosas que valoramos, es otra señal de que podemos necesitar ayuda y apoyo.

Impotencia o ansiedad paralizante. Tener cierto grado de ansiedad no es malo. Pero cuidado: esa ansiedad puede convertirse en ansiedad paralizante y eso es más peligros.

 

¿Y los niños?

Lo padres pueden tener claro cuando los niños se sienten ansiosos, pero no siempre es así.

Chequee periódicamente a los niños.

  • Problemas para dormir
  • Inseguridad (¿Vamos a estar bien? ¿Va a estar bien el abuelo?)
  • No querer separarse de los padres
  • Dolores de cabeza o dolores de estómago
  • Mal humor e irritabilidad
  • Berrinches y/o crisis emocionales

 

¿Que podemos hacer?

Con nosotros

Mantenerse socialmente conectado con amigos y seres queridos. Comparte tu propia experiencia. Cuando nos conectamos, sobrevivimos.

Relájate y respira profundamente.

Detente si notas que te estás dejando llevar por el ‘qué pasaría si’.

Toma el control de lo que estés pensando. Detéctalo y suprímelo.

Establezca y confíe en las rutinas

Limita el tiempo de visionado de medios de comunicación o redes sociales. Especialmente si sientes que te generan ansiedad. Hay mucha desinformación en las redes sociales.

Con los niños

Estructure su día. Es fácil para los niños aburrirse o inquietarse si se enfrentan a un día sin estructura y la ansiedad puede crecer en esas circunstancias. Tareas alternativas o tareas escolares, ejercicio físico y socializar con amigos a través de chats de video y redes sociales.

Evitar dar demasiada seguridad. Los niños pueden confiar en ese consuelo y querer escucharlo cada vez más, y cuando un padre no puede brindarles una seguridad completa, su ansiedad puede empeorar.

Modele usted mismo la calma. No comparta sus preocupaciones con sus hijos, y si se siente ansioso, encuentre una manera de tranquilizarse. Ellos están pendientes.

Busque lo positivo. Y enseñe a sus hijos a buscarlo.

 

Y recuerda

No debes cortar de forma brusca tu tratamiento psicológico, ni dejar para otro momento el apoyo emocional que podrías necesitar. Aprovecha nuestra terapia On-line.

 

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada, ahora más cerca de ti. Nuestro compromiso con la terapia on-line ante el Coronavirus, es total.