Dependencia emocional


La dependencia emocional es un estado psicológico que se manifiesta en las relaciones de pareja, familia o amistad.

Existen relaciones de pareja o familiares con un grado tan alto de dependencia. Éstas, tarde o temprano, derivan en una situación asfixiante en donde falta libertad interior. 

La dependencia emocional es superable mediante la inteligencia emocional.

 

¿Que es la dependencia emocional?

Como hemos dicho es un estado psicológico derivado de las relaciones de pareja, famili o amistad.

Estas relaciones se caracterizan por ser inestables, destructivas y marcadas por un fuerte desequilibrio, donde el dependiente se somete, idealiza y magnifica al otro.

Para el dependiente esta situación afecta de forma negativa a su autoestima, y a su salud física y/o mental. Pese al malestar y al sufrimiento que la relación les cause se sienten incapaces de dejarla, siendo los intentos nulos.

 

¿Porqué llegamos a tener dependencia emocional? 

La dependencia emocional está alimentada principalmente por la falta de autoestima y por inseguridades personales. Éstas alimentan la desconfianza, el miedo y la incertidumbre. Debido a todo ello, la necesidad de buscar seguridad y control aumenta de forma exponencial.

Los dependientes emocionales tienen una necesidad excesiva de afecto y de ser queridos. Por ello tratarán de conseguir este afecto a lo largo de sus diferentes relaciones de pareja.

Muestran una clara resistencia a perder la fuente de seguridad y afecto que constituye su pareja. El autoengaño y la negación de información que le proporciona su entorno son frecuentes. Estas relaciones tan destructivas se van fortaleciendo, de modo que al sujeto le resulta cada vez más difícil salir de ellas.

 

¿Que teme un dependiente emocional?

Una persona con dependencia emocional tiene intenso miedo a la soledad y pánico a la ruptura con esa relación. Si al final se reacciona y la persona afectada quiere romper esa relación llega a producirse síndrome de abstinencia. Éste se manifiesta con intensos deseos de retomar la relación pese a lo dolorosa que esta haya sido, pensamientos obsesivos y síntomas de ansiedad y depresión.

Estos síntomas se ocultan de forma inmediata en caso de reanudarse la relación o comenzar una nueva que sustituya la anterior.

 

Esencial: Estar bien con uno mismo

El ser humano es individual más allá de su carácter relacional.

La verdadera felicidad en la vida reside en encontrar el equilibrio que surge de poder estar bien con uno mismo.

Para ello es igual de importante cultivar los momentos de soledad, y también, tener relaciones sociales de amistad, familia y amor. Todo ser humano debe apostar por su propia autonomía e independencia desde un punto de vista emocional para vivir.

Sin embargo existen parejas que tienen un alto grado de dependencia emocional. O también, existen madres que tienen tal apego hacia sus hijos que se asustan ante la idea de que los niños crezcan. También se puede producir una dependencia emocional respecto del trabajo. Realmente son adicciones que limitan la vida.

En cualquier tipo de dependencia, la persona intenta cubrir de esta forma, al volcarse en otra persona o actividad, otros vacíos que tiene dentro de sí misma. Pero en vez de afrontarlos, desvía su foco de atención hacia un bien, en apariencia, más gratificante

 

Síntomas

Sin embargo, toda dependencia, como indica su propio nombre, derivará en una situación asfixiante, en donde falta libertad interior.

Baja autoestima, cambios bruscos de estado de ánimo, miedo al cambio, idealización excesiva de otra persona, baja tolerancia hacia la frustración. También un bajo concepto de sí misma, incapacidad para poner límites en ciertas relaciones y decir no…

¿Necesitas complacer a todo el mundo? Cuidado.

Otro ejemplo de enganche emocional y no de pareja, es aquel en el que una persona busca complacer a todo el mundo para caer bien, para encajar, para sentirse aceptada/o por el miedo al rechazo.

Para encontrar esa aceptación y satisfacer su dependencia emocional, se fija en exclusiva en el bienestar del otro por miedo a perderlo.

Es una muestra más de cómo puede llegar a infravalorarse uno mismo. En la mente de alguien así vive la errónea y tóxica idea de que no pueden vivir sin el otro, o que necesita de los demás para disfrutar de su vida.

 

Es hora de superar la dependencia emocional. El trabajo personal y la constancia te ayudarán a eliminar el apego emocional en la que estés inmerso.

Las personas dependientes se centran de una forma desmedida en los demás. Por ello no viven de verdad su propia vida.

Utiliza la inteligencia emocional.

Vive tu vida, incluye a los demás en tu mundo, comparte, déjate conocer, ama en libertad, crece como persona, evoluciona. No intentes fusionarte hasta el extremo con la personalidad de otra persona por mucho que le admires. Además de ser imposible, este camino solo causa dolor e infelicidad: tú eres el centro y motor de tu vida.

Y muy importante:

Desarrolla una mejor autoestima para estar bien con uno mismo, a solas, y así querernos más. Aprende a convivir con uno mismo sin dependencias emocionales, cuidarnos y mimarnos.

De esa manera pasamos de la dependencia emocional a no depender de nadie. Será entonces cuando nuestra actitud, nuestra personalidad y seguridad serán un imán para los demás.

En nuestro Centro de Psicología Sulayr, te podemos ayudar de forma efectiva a diagnosticar y superar tu dependencia emocional.

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada. Tus Psicólogos en Granada.