La inteligencia emocional infantil


Inteligencia emocional infantil.

Cuando hablamos de inteligencia emocional infantil, nos referimos a la capacidad de conocer, discriminar y gestionar las emociones propias y ajenas. Además de integrar ese conocimiento en el nivel de pensamiento y conducta. Ya hablamos de la inteligencia emocional en general. Hoy nos centraremos en la etapa infantil.

Sabemos que las personas que tienen más éxito en sus carreras profesionales no tienen el mayor cociente intelectual.Son aquellas que tienen una buena inteligencia emocional.

No es extraño que a los padres les preocupe cada vez más que sus hijos desarrollen esta capacidad

Incluso han surgido talleres extraescolares y campamentos de verano con el único objetivo de potenciar la inteligencia inteligencia emocional infantil.

 

Las emociones

Son una parte fundamental de todas las personas e influyen en todo lo que hacemos diariamente.

Las emociones tienen una importancia decisiva en nuestra vida cotidiana. Y comienzan en la etapa infantil.

Influyen en nuestro quehacer diario y saber cómo lidiar con ellas y controlarlas adecuadamente, nos ayudará a tener un buen equilibrio emocional. Por eso, es importante que los niños reciban una buena educación emocional. y que adquieran esas herramientas necesarias para aumentar cada vez más su bienestar y calidad de vida.

 

La inteligencia emocional infantil

La inteligencia emocional infantil se puede educar y potenciar. Además se incorpora fácilmente a través de la observación de las pautas del entorno (y los adultos de referencia). Hay que empezar cuanto antes.

La inteligencia emocional se desarrolla en las niñas y en los niños desde las etapas más tempranas. Somos seres sociales. Nacemos en un entorno y en un vínculo con las personas que nos han traído al mundo y/o se hacen cargo de nuestra crianza.

Las palabras, las miradas, las canciones, los abrazos, las caricias…

Todo ello va configurando el mundo emocional y vincular del bebé. Además, satisfacer esas necesidades afectivas es tan importante como las necesidades puramente fisiológicas. Hablar y considerar a cada bebé como un ser único, con sus propias preferencias, gustos y necesidades.

Es por eso que la inteligencia emocional la educamos todo el tiempo, incluso antes de que nazcan. 

Hablarle cuando está en la tripa, imaginarte cómo será su carita, elegir un nombre para él que sea especial y tenga un significado…

El conocimiento, la comprensión y el control de las emociones son básicos para que nuestros hijos se desenvuelvan adecuadamente en sociedad.

Para los adultos resulta verdaderamente difícil controlar las emociones en determinados momentos. Para l@s niñ@s este control es aún más complicado al carecer de experiencias previas similares y estrategias de abordaje.

 

Desarrollo de la inteligencia emocional

Convertirse en padres es una excelente oportunidad para potenciar la Inteligencia Emocional infantil. Algunas personas son más intuitivas, empáticas y sociables que otras.

Pero la inteligencia emocional es una capacidad que se desarrolla. 

Cuando el niño va creciendo es una esponja. Es esencial que sus padres le pongan nombre a cada emoción, resuelven sus conflictos sin gritar y se muestran empáticos., Así los niños aprenderán a desarrollar esas mismas habilidades.

Las habilidades emocionales se aprenden en la práctica, relacionándose con sus padres, hermanos y amigos. Por tanto cualquier oportunidad es buena para ponerse a prueba.

 

Emociones negativas

En ocasiones, nos encontramos con niños cuyo control emocional es prácticamente inexistente. Se muestran irascibles e irritables a menudo, no se les puede negar nada porque están acostumbrados a que se les permita y consienta casi todo.

Además, se muestran especialmente frágiles e irritables ante los fracasos. Y responden de manera agresiva y hostil a este tipo de situaciones.

Pero, ¿cómo controlar las emociones negativas en los niños?. Existen algunas maneras en las que como adultos podemos ayudar a fomentar en los niños el control adecuado de sus emociones negativas.

En primer lugar hay que identificar cuando una emoción se vuelve negativa en los niños. Darnos cuenta de que esa emoción está perjudicando su bienestar. Además tenemos que darnos cuenta la manera en la que manifiestan esas emociones negativas. En la mayoría de las ocasiones no las expresan de manera verbal, sin embargo, podemos darnos cuenta con su lenguaje corporal. 

Consejos para controlar las emociones negativas en los niños

Te sugerimos estos consejospara desarrollar la inteligencia emocional infantil. Principios que les ayudarán a desarrollarse como personas y a integrarse.

 

Controla su ira. A partir de los 6 meses van a empezar a desarrollar la rabia. De ahí la importancia de saber canalizar sus reacciones. Sobre todo, hay que acompañarlas de mensajes que les inviten al razonamiento y al control de eso que están sintiendo.

Conoce muy bien a tu hijo. Obsérvalo, date cuenta de cómo es su manera de actuar y proseguir e interésate en él.

Enseñar a reconocer las emociones básicas. Ayúdale a que reconozca sus estados emocionales y tenga consciencia de sus emociones negativas.

Que exprese sus emociones. Que añada la razón de su emoción.

Pero que escuchen activamente. Deben saber guardar silencio mientras los demás hablan. Además debe ser una escucha activa.

Desarrolla su empatía. Que intente ponerse en el lugar. ¿Por qué crees que está llorando tu hermana?

Debe saber reaccionar ante emociones fuertes y a mantener la calma. Y así mismo evitar que caiga en frustración o pierda totalmente el control de sí mismo.

Fomentar un diálogo democrático. La familia es un ejemplo de la sociedad y es el mejor campo de aprendizaje.

Sé un buen ejemplo. Hay que recordar que los padres son el ejemplo a seguir de los hijos y son esponjas.

 

 

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada