La sensación de culpa


¿La sensación de culpa está demasiado presente en tu vida?

El sentimiento de culpa es considerado como una emoción negativa que, si bien a nadie le gusta experimentar, lo cierto es que es necesaria para la correcta adaptación a nuestro entorno.

Podemos definirla  como una sensación dolorosa al creer que hemos traspasado las normas éticas personales o sociales y especialmente hemos perjudicado a alguien.

En pocas palabras, es el sentimiento que resulta de decirte tu a ti mismo que has hecho algo mal.

La culpa es un sentimiento que nos produce un gran malestar y afecta a nuestras decisiones, relaciones y experiencias. Es un sentimiento poderoso y complejo, por su origen y también por la multiplicidad de factores psicológicos con los que se relaciona e interactúa.

¿Es el castigo que no merecemos?

Todos hemos experimentado esta sensación a lo largo de nuestras vidas, siendo una emoción que consideramos negativa, pues en definitiva nos hace sentirnos mal.

Este sentimiento tiene a menudo su origen en nuestra infancia y en lo que nuestros padres han proyectado sobre nosotros. Y puede acompañarnos a lo largo de nuestro ciclo vital hasta la edad adulta, pudiendo ser destructiva.

Lo cierto es que algunas veces la culpa es apropiada, pero muchas veces no lo es. Hablamos de culpa sana e insana. Pero en todo caso debe ser útil.

Culpa Sana

Es el sentimiento que surge cuando te dices a ti mismo que has hecho algo mal y es verdad. Es la culpa como factor positivo que genera una reacción para subsanar el error y el daño cometido. Por ejemplo:

No tengo un buen día y lo pago con mi pareja deliberadamente. En este caso el sentimiento de culpa resultante será sano si hace que me acerque a esa persona y le pida perdón.

Este es un sentimiento importante, ya que resulta de haber desarrollado conciencia. Un yo adulto amoroso que se preocupa por tu bien y por el bien de todos.

La culpa sana resulta de asumir la responsabilidad por nuestras elecciones y por ser responsables por nuestras acciones.

Cuando no nos hemos comportado de una manera que es para nuestro bien supremo y para el bien supremo de todos, nuestro yo adulto amoroso va a sentir remordimiento y tomará el control, haciendo lo que tengamos que hacer para remediar la situación.

Culpa Insana

Resulta de decirte a ti mismo que has hecho algo mal cuando en realidad no has hecho nada mal. Es la culpa como factor negativo. Por ejemplo:

Decides hacer algo para ti mismo sin la intención de dañar a nadie, y alguien se molesta contigo por hacer lo que tu quieres en lugar de hacer lo que el otro quiere. En este caso el sentimiento de culpa será insano si hace me me culpe de todo.

Muchos de nosotros hemos sido entrenados para creer que somos responsables por los sentimientos de los demás, y que entonces si alguien esta enojado o herido es por nuestra culpa. Pero solo si tu deliberadamente has intentado dañar a alguien sus sentimientos serán tu responsabilidad.

La culpa insana también surge cuando alguien te culpa por sus sentimientos y tu asumes la culpa. Mucha gente ha aprendido a culpar a los demás por sus sentimientos en lugar de asumir la responsabilidad por sus propios sentimientos.

Muy importante

Está en nuestra mano situar correctamente en cada momento si el tipo de culpa que sentimos es sana o insana. Si es sana reparar el daño o pedir perdón. Si es insana tenemos que aprender a poner límites.

Y si no eres capaz y esto afecta a tu vida, debes pedir ayuda.

La falta de culpa

Por último es importante saber que hay gente que nunca desarrolla una conciencia emocional. Estas personas no sienten culpa ni remordimiento acerca de haber dañado a otros. Se le llama psicópatas. Debido a la falta de culpa estas personas pueden hacer atrocidades – robar, violar, matar – sin sentirse nunca mal por eso.

Os dejamos un video sobre el tema.

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Somos Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada.