Psicología infantil. Autoestima y Autoconcepto


Psicología infantil. Autoconcepto y Autoestima.

Autoconcepto y autoestima. Que imagen tengo de mi mismo?  Desde cuando lo tengo?. Y que afecto conmigo mismo he desarrollado?

El autoconcepto y la autoestima se forjan durante la infancia y la adolescencia. Cualquier anomalía durante su construcción, tendrá consecuencias en el futuro.

El autoconcepto y autoestima son fundamentales. Son la base para el bienestar y para garantizar un desarrollo sano. Y se construyen en la infancia, principalmente. Es por ello que debemos prestar atención a la formación del autoconcepto y autoestima de los niños y niñas. Además contribuir a que la imagen y afecto que tengan de ellos mismos sea adecuada y positiva. De esta manera se desenvolverán con soltura en las diversas situaciones.

Autoconcepto. Quien soy?

El autoconcepto es la imagen que tiene una persona de sí misma. Esta imagen se basa en el conocimiento que una persona tiene de lo que ha hecho y ha sido, y sirve como guía a la hora de decidir qué hacer o ser en el futuro.

Engloba el conjunto de opiniones, ideas, valoraciones y sentimientos que cada individuo forma sobre su propio yo. Hacen referencia a sus características y capacidades tanto personales (habilidades, rasgos físicos, etc.) como sociales y pueden ser valoradas como positivas o negativas, dando lugar a diferentes sentimientos.

El autoconcepto es un constructor en psicología, que permite responder a la pregunta: ¿Quién soy?

La formación del autoconcepto comienza en la niñez, siendo esta etapa crucial en el proceso. Limagen que se forma en estos primeros momentos suele acompañar a la persona durante toda su vida. Si el pequeño se percibe con capacidades para enfrentarse a las cosas, con habilidades y con cualidades positivas, será un adulto con una sana autoestima y capaz de hacer lo que se proponga. Por el contrario, si el pequeño se percibe como incapaz, con habilidades y capacidades negativas, le costara conseguir sus metas y enfrentarse a retos.

El autoconcepto evoluciona con el desarrollo del niño. Es cambiante y se verá fuertemente influenciado por la familia como factor principal. Debe ir enriqueciéndose para construir factores de protección sanos para el niño. Y los padres tienen que ser conscientes de ello.

Autoconcepto y sociedad van unidos. Al ser un concepto social será de gran complejidad y por tanto siempre deberá entenderse como el resultado de un conjunto de factores. Aunque la familia también es un factor principal en el desarrollo del autoconcepto de un niño.

El autoconcepto no empieza a construirse hasta que el niño no es consciente de que existe para los otros. Va ligado el desarrollo social, es decir al desarrollo de las relaciones. Por tanto, para su evolución y éxito, el papel básico de una buena comunicación será fundamental.

Al ser un concepto social será de gran complejidad y por tanto siempre deberá entenderse como el resultado de un conjunto de factores.

 

Autoestima. Cuanto me quiero?

La autoestima, es la propia estima, el afecto que cada uno desarrolla consigo mismo. La autoestima tiene dos componentes, uno cognitivo y otro emocional. El componente cognitivo comprende aquellos pensamientos de valor hacía uno mismo y el componente emocional, la emoción que se desarrolla hacía uno mismo.

En psicología es un concepto que da respuesta a la pregunta: ¿Cuánto me quiero?

El autoconcepto que un niño tiene de sí mismo es muy importante para el desarrollo de la autoestima.

La autoestima es el sentido de la propia valoración. Los niños comparan lo que querría ser con lo que son relamente y se juzgan a sí mismos. Es una evaluación que nos hacemos a nosotros mismos sobre las cualidades, pensamientos, éxitos y fracasos que logramos.

Las opiniones que los niños tienen de sí mismos ejercen una gran influencia en el desarrollo de la personalidad y sobre todo en su estado de ánimo. Los niños con una autoestima alta tienden a ser alegres, mientras que los niños con baja autoestima suelen mostrarse deprimidos o irritables.

Los niños con autoestima alta

  • Son confiados, curiosos e independientes.
  • Confían en sus propias ideas.
  • Inician retos o actividades nuevas con confianza
  • Se sienten orgullosos de su trabajo y se describen de forma positiva.
  • Toleran bien la frustración.
  • Reaccionan y se adaptan bien al cambio.
  • Perseveran para alcanzar una meta.
  • Pueden manejar adecuadamente una crítica o las burlas.

Por el contrario, los niños con baja autoestima

  • No confían en sus propias ideas.
  • Carecen de confianza.
  • Tienen falta de voluntad.
  • Observan en lugar de explorar por sí mismos.
  • Se retraen.
  • Se alejan de otros niños.
  • Hacen una descripción negativa de si mismos.
  • no se sienten orgullosos de su trabajo.

 

¿Cómo podemos contribuir como padres y educadores?

La familia no es un factor más sino el principal. Será la base para la edificación equilibrada de nuestro hijo.

Los padres y educadores son para los hijos un modelo de cómo quieren ser.

Se produce un proceso de admiración entre ambos, al mismo tiempo que esta unión, permitirá ser la base del crecimiento (edificación sobre una base sólida).

Debemos tener la función de que la familia sea un factor de protección y seguridad para nuestros hijos. Ha de ser entendido como un espacio de confianza mediante la comunicación. La familia debe significar estima, gratitud y esperanza para nuestros hijos. Y contribuir a equilibrar quien es el niño y quien le gustaría ser.

Una autoestima y autoconcepto equilibrado permite relaciones sólidas.

Debemos construir relaciones de calidad no de cantidad. La complicidad da lugar a establecer un vínculo más fuerte con nosotros y menos posibilidades de ser dañado por malas o relaciones tóxicas.

La baja autoestima es tan mala como la alta autoestima (problemas de falta de empatía, relaciones jerárquicas desembocando en un narcisismo).

Crear relaciones de calidad permitirá diferenciarlas de las relaciones tóxicas o malas al mismo tiempo que crear una comunicación favorable que

Es muy importante, como padres, educadores, responsables de una sociedad  establecer valores como el amor incondicional, la confianza en nuestros hijos y  la verdad como bases para una conducta íntegra y equilibrada.

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada.