Mindfulness


Mindfulness. Alivia tus emociones

El origen de la meditación oriental es incierto y es incluso anterior al budismo. En la actualidad se ha liberado de todo el contenido filosófico y religioso para pasar a denominarse Mindfulnesss.

El mindfulness reduce la ansiedad y el estrés cuando se practica con regularidad. Está demostrado científicamente.

No en vano, el mindfulness reduce los estados emocionales negativos de las personas e incrementa los sentimientos positivos.

El mindfulness está de moda. No es una práctica nueva, pero su probada eficacia para reducir el estrés y la ansiedad le ha hecho ganar adeptos, y cada vez es más usado en la terapia psicológica.

¿Qué es el Mindfulness?

También llamado atención plena o conciencia plena, consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sentimos o pensamos. Sin juzgar, apegarse, o rechazar en alguna forma la experiencia.

El mindfulness nos propone dejar a un lado el pasado y el futuro, y centrarnos en el presente. Tomar conciencia plena del momento actual y aceptar la vida tal y como es

Es una práctica basada en la ancestral meditación vipassana. La técnica del mindfulness se basa en centrarnos en el momento presente para aceptar nuestras emociones tal cual nacen, sin tratar de controlarlas o evitarlas. De esta forma, se consigue eliminar la frustración o la ansiedad que nos produce el hecho de enfrentarnos a una situación que no podemos cambiar o modificar por mucho que lo intentamos.

Objetivo

El principal objetivo del mindfulness es dotarnos de un método para aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes y pensamientos para así afrontar las situaciones que se nos presentan en la vida. Todo ello lo conseguiremos a partir de la práctica y el perfeccionamiento de la conciencia plena. 

Como hacer Mindfulness

Práctica Formal

Es la que realizamos en quietud, sentándonos o tumbados. Paramos unos minutos, calmamos el cuerpo-mente con la respiración y observamos nuestro interior sin juzgar. Aprendemos a reconocer los pensamientos y emociones que conforman nuestra experiencia vital. Reconocemos esos fenómenos como transitorios y los dejamos pasar. No los expulsamos ni los apartamos. Permitimos que desaparezcan y nos rendimos a la realidad.

Normalmente se practica en un lugar tranquilo, tumbado o sentado. Con la espalda erguida, sin forzar, y con las manos apoyadas en los muslos y los ojos cerrados.

Una vez sentados y respirando correctamente, cerramos los ojos y enfocamos nuestra atención en aquellas pequeñas cosas que ocurren en nuestro cuerpo: las palpitaciones del cuello o la muñeca, la manera en la que se mueven los ojos, etc. Pequeños estímulos que no reclamen de nosotros una atención general.

Una práctica de mindfulness de este tipo puede durar entre 5 y 15 minutos, pero existen muchos ejercicios diferentes que pueden alargar la meditación una hora.

Práctica Informal

La hacemos cuando estamos presentes en nuestra vida cotidiana, prestando atención plena.

Cuando comes comiendo, saludas saludando y andas andando.

Es decir, cuando estás en lo que hay que estar, viviendo el presente en lugar de llenarlo de ruido mental, de constante autocrítica y ansiedad. Por ejemplo prestar atención plena al emerger del sueño, al ducharte, peinarte, tomar cafe o comer. Hacerte un auto-chequeo es muy interesante y cuando lo entrenes suficientemente, lo harás de forma automática. Disfrutando cada momento sin pensar en nada más. No es lo mismo tomar un trozo de chocolate con atención plena o pensando mientras en todo lo que tienes que hacer. La experiencia no es la misma.

Todo cobra sentido

Quizá estas prácticas, por sí solas, te parezcan una tontería. Es importante entender que el mindfulness es un entrenamiento de la mente, y por tanto exige tiempo y repetición. A medida que practicas, aunque sólo sea 5 minutos al día, notarás que la mente se centra ella sola con más facilidad, no viajará al pasado o al futuro tan a menudo, y sentirás mayor tranquilidad, menos estrés y ansiedad.

Estudios científicos así lo demuestran, y miles de personas lo han experimentado ellas mismas.

 

¿Te gustaría aprender Mindfulness? La buena noticia es que es muy fácil de aprender. Échale un ojo a nuestros cursos para saber cuándo será el siguiente en el que puedas aprender esta increíble y beneficiosa técnica: Cursos y Talleres

En Centro de Psicología Sulayr en Granada tenemos más de 10 años de experiencia. Psicólogos especialistas en todos los ámbitos de la psicología aplicada